Bienvenida

Descubre el encanto del paraíso de los artistas y que las espectaculares vistas al mar y al monte dibujen un nuevo cuadro cada día.

Los parajes naturales, idílicos sin par de este pueblo de la Sierra de Tramuntana ofrecen al visitante salir a pasear para disfrutar del paisaje, ya sea por las calles vestidas con las casas de piedra típicas de la arquitectura tradicional mallorquina o por las numerosas rutas senderistas por la montaña (GR-221, Ruta de piedra en seco) o en bicicleta. Con sólo 700 habitantes, la tranquilidad de este pueblo ha atraído con su encanto a numerosos románticos, bohemios y artistas que han acabado pasando largas temporadas por la inspiración que han encontrado, desde el Archiduque Lluís Salvador de Austria, pasando al compositor Manuel de Falla, los pintores Leman, Junyer o Russinyol, los poetas Robert Grabas y Laura Riding hasta arqueólogos como William Waldren.
Este pequeño pueblo ofrece el descanso que nos privan las grandes ciudades, el olor en tierra bañada cuando abres las ventanas en invierno, el rumor del agua bajando por las fuentes y los torrentes, el verde de la montaña y el cielo azul sirven de inspiración a los románticos que buscan una escapada de la rutina en invierno.

La luz, el perfume de las flores, las veladas al aire libre en compañía de amigos y familiares y el calor coinciden con las fiestas patronales de San Juan donde se mezclan tradición y modernidad, momento en que se puede disfrutar de las habaneras a la orilla del mar, la fiesta para nuestros mayores amenizada por nuestra música y baile tradicionales, la fiesta para nuestros niños, y sobre todo, la mañana de San Juan, vestidos con las mejores indumentarias tradicionales mallorquinas para rendir homenaje a nuestro santo patrón. Es el momento de la llegada de turistas, visitantes, antiguos amigos, vecinos que cada año venden a pasar las vacaciones de verano en nuestra compañía.

Si quieres saber más, te invitamos a descubrir Deià!!!!